¿Qué estás buscando?

La ESPOL / Rectorado / Semblanza de la Rectora

Semblanza de la Rectora

Semblanza de la rectora

Encontrar a Cecilia en su oficina rodeada de sus colaboradores o de estudiantes que buscan conversar con ella, es algo común. Aunque tampoco es raro verla compartir un paseo en bicicleta o jugando básquet para aprovechar el mágico escenario que brinda el campus Gustavo Galindo de la ESPOL. Recibir un correo electrónico de Cecilia que incluya un enlace hacia artículos de variados temas o encontrar un libro sobre el escritorio acompañado con una nota escrita por ella es algo habitual. Cecilia es una mujer de múltiples facetas en cuya esencia están la curiosidad y la voluntad inherentes a una persona que nunca deja de aprender. Esta actitud ante la vida es congruente con su pensamiento motivador “si estás en desacuerdo con algo no esperes que alguien lo cambie, trabaja fuertemente para posibilitar esa transformación”. Esa reflexión promovió su participación en el proceso que la llevó al Vicerrectorado Académico de la ESPOL, institución que ella, desde su hogar, aprendió a amar.

Al ser una de las pocas mujeres estudiando ingeniería mecánica en su alma mater, entendió que las diferencias existen en la esencia de una identidad cultural, que puede y debe ser modificada, pero logró visualizar también que las restricciones son autoimpuestas, y que su camino sería tan largo como ella el que ella quisiera transitar. Y fue labrando su destino desde la preparación. Su meta al culminar su carrera era cursar estudios de maestría, la cual logró en Rutgers – Universidad del Estado de Nueva Jersey – al obtener su posgrado en ciencia e ingeniería de materiales, y luego hacerse camino en la industria ecuatoriana. Pero dicha vía presentó un desvío y tomó la decisión de recorrerlo, obteniendo su grado doctoral. Su decisión fue meditada y comprendió que significaría el inicio de su carrera como académica. Esto significó un cambio de planes que forjó su flexibilidad ante la vida. Como diría alguna vez, años más tarde, en una reunión junto a sus colaboradores: “puedes cambiar tus planes en la vida, lo que no puedes hacer es simplemente actuar sin pensar”.

Comprometida, al retornar a la ESPOL mantuvo iniciativas que le permitieron acumular experiencias en docencia, investigación, vinculación y gestión. Su deseo de generar conocimiento la llevó a liderar el componente de investigación de materiales no metálicos del Programa VLIR-ESPOL – emblemático en la institución por su impulso a la cultura de investigación – y fundar el Centro de Investigación y Desarrollo en Nanotecnología (CIDNA). Sin embargo, visualizó que la necesaria interacción entre la academia, la industria y la sociedad no germinaba en el país y que la ESPOL debía crear vínculos fuertes y duraderos. Dirigió, en consecuencia, un esfuerzo para brindar servicios de calidad probada y articuló al sector productivo y al Ministerio de Industrias y Productividad para obtener fondos que permitieron que el Laboratorio de Ensayos Metrológicos y de Materiales (LEMAT) – fundado por ella – se convirtiera en un laboratorio que reúne equipamiento de alta tecnología que no puede ser encontrado, todo junto y con el personal calificado necesario, en ningún otro laboratorio del país..

Actora principal de su destino, decidió no descansar y, siendo la única mujer que ostentaba la titularidad en la carrera de ingeniería mecánica, fue electa como Subdecana de la Facultad de Ingeniería en Mecánica y Ciencias de la Producción (FIMCP). Durante los tres años de duración de esta gestión afianzó su deseo de no ser una profesora convencional: no se trataba de enseñar algo sino de formar un profesional que pueda servir a la sociedad. Esta visión ha influenciado su trabajo como Vicerrectora Académica, liderando una reforma curricular integral que espera cumplir ese deseo. Se preocupa y se ocupa: la ESPOL debe formar profesionales con la capacidad técnica que la ha caracterizado, pero que contextualicen sus conocimientos siendo, como esencia del mejoramiento social del país, ciudadanos responsables. Sus ideas siempre van de la mano con su accionar, y por ello, no se limitó a su cátedra en el área de materiales y se involucró en la iniciativa de emprendimiento de la institución. Como profesora ha buscado motivar a sus estudiantes, mostrando la importancia de una educación profunda, y siendo ejemplo vivo de cómo la dedicación y la perseverancia rinden frutos.

Su compromiso de servir la llevó a ser elegida miembro académico del Consejo de Educación Superior del Ecuador (CES), siendo Presidenta del Primer Consejo Provisional. Actualmente es Presidenta del Consorcio Latinoamericano y del Caribe de Instituciones de Ingeniería (LACCEI), mostrando su claro interés en lograr el impulso de la educación no solo en Ecuador. Esto, junto a su arduo trabajo en ESPOL, la hizo merecedora del premio como ex alumna distinguida de Rutgers. Sin embargo, y aunque estas distinciones son siempre importantes, su fuerza motora reside en sus afectos. Incansable, día a día trabaja junto a su esposo para triunfar en su esfuerzo más importante: brindar a sus hijos una familia que los guíe para ser personas de bien.

 

Poly en línea
Poly
Powered by DINOMI
Bienvenida