¿Qué estás buscando?

¡ajá! ¡Esto es Ciencia!: ciencias, arte, ingeniería y diversión en modalidad virtual, para niños y jóvenes

¡ajá! ¡Esto es Ciencia!: ciencias, arte, ingeniería y diversión en modalidad virtual, para niños y jóvenes

En una sesión virtual de ¡ajá! ¡Esto es Ciencia!, Adriana Jiménez, instructora de Electrónica y Robótica, pregunta a su alumno a través de la pantalla: “¿Te salió Pablito?”. Pablito asombrado y con las manos en su rostro contesta: “¡Es que no puedo creer qué pasó! ...”.

Sucedió por zoom, Pablito Ordeñana, de 8 años, no podía creer que con la ayuda de un circuito y un aplauso logró encender un led.  Su emoción fue evidente y contagiosa. Pablito tuvo su momento ¡ajá!

Escenas como estas suceden durante los programas que realiza ¡ajá! Parque de la Ciencia, y que buscan acercar la ciencia y la ingeniería a niños y adolescentes a través de la experimentación y diversión.

La ingeniera en Electrónica y Telecomunicaciones de la ESPOL, Adriana Jiménez, instructora de ¡ajá!, recuerda esta y otras reacciones espontáneas de los pequeños. “Es gratificante ver cómo los niños y jóvenes se emocionan cuando sus proyectos y experimentos son exitosos”, indica.

Además, destaca su proceso de adaptación a la modalidad virtual, pues el más reciente programa del Parque de la Ciencia de la ESPOL, una iniciativa de educación no formal llamada ¡ajá! ¡Esto es Ciencia! se realizó de forma virtual en dos periodos: junio-julio y septiembre-diciembre de 2020, durante los fines de semana.

Este 20 de febrero de 2021 se iniciará la tercera edición, que se extenderá hasta el 21 de marzo.

Pablito y alrededor de 290 niños y jóvenes- de 7 a 15 años- formaron parte de las dos primeras ediciones de ¡ajá! ¡Esto es Ciencia!; en donde pudieron acceder a talleres de Matemáticas, Física, Química, Biología, Ingeniería, Codificación, Robótica, Electrónica, Ciencia en la Cocina, Física en la Medicina y Arte.

Durante 90 minutos, nueve profesores emplean una metodología participativa e interactiva, a través del uso de juegos y experimentos. 

Los niños y jóvenes aprenden principios básicos de cada materia con el objetivo de inculcarles una cultura de aprendizaje. El apoyo de los padres de familia es fundamental. Ellos también se divierten con sus hijos, cuentan las maestras.

Tania Parada, mamá de Maximiliano Alonso Parada (foto), de 9 años, dijo que está contenta por la conexión y diversión que su hijo logra por la ciencia a través de estos cursos. “Me encanta que enfrentan retos y desafíos de una manera tranquila, sin estrés. Mi hijo busca soluciones prácticas con la guía de instructores comprometidos”.

Otra madre de familia, Adriana Palma, opinó que sus hijos Adamaris y José Francisco Rodríguez, ambos de 9 años, vivieron una experiencia única. “Mis hijos pudieron aprender conocimientos nuevos que, estoy segura, a futuro les van a servir”. Sus hijos concuerdan con su mamá y destacan el esfuerzo que ponían en cada divertida clase para “hacer un carrito, utilizar luces leds y probar nuevos mecanismos”.


Adriana y sus hijos: Adamaris y José  Francisco (recuadro en el centro remarcado en verde) y Pablito y su papá Xavier (recuadro superior derecho).

Experimentos sin salir de casa

Los directivos de ¡ajá! ¡Esto es Ciencia!, Vanessa Salazar y Andrés Cruz, indicaron que surgió como alternativa para mitigar el impacto que la pandemia mundial ha generado en la educación y en la estabilidad económica y emocional de las familias; luego de que las actividades del Semillero de Futuros Científicos e Ingenieros de ¡ajá! Parque de la Ciencia fueran temporalmente interrumpidas.

“Desde ¡ajá! Parque de la Ciencia tenemos nuestro objetivo educacional claro: contribuir a generar un cambio de actitud hacia el aprendizaje de la ciencia, el arte y la ingeniería en niños y jóvenes creando un ambiente propicio para la experimentación, el aprendizaje y el juego”, señaló Vanessa Salazar.

“Nunca habíamos participado en talleres de esta forma virtual, sin embargo, brindamos talleres con la metodología STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas) adaptando los contenidos para esta nueva modalidad, generando más preguntas innovadoras e interesantes para los niños y diseñando experimentos que resulten cautivantes y así mantengan la atención de los participantes. Sin duda, se requirió más preparación e investigación previa por parte de los facilitadores, además de conocer muy bien las herramientas digitales como Scratch y mBlock”, agregó Andrés Cruz.

Sobre este último punto, Cruz sostiene que el papel de un grupo de estudiantes politécnicos fue esencial, refiriéndose al apoyo de alrededor de 22 estudiantes de las carreras de Ingeniería en Estadística, Computación, Logística y Transporte, Mécanica y Electrónica y Automatización.

“Su trabajo fundamental es ser un apoyo constante para las actividades durante la sesión, atendiendo las dudas de los pequeños científicos, capturando momentos en los que los pequeños se emocionan y siendo mini instructores cuando la sesión se divide en pequeños grupos de trabajo”, puntualizó.

Sesiones Divertidas

En el taller de Codificación los participantes desarrollaron un videojuego con la ayuda del programa Scratch. Ellos aprendieron de forma práctica el lenguaje de la programación. Cada uno contribuyó con códigos que luego unieron para crear en conjunto este juego electrónico.

Gracias a los conocimientos impartidos en el taller de Electrónica los niños y jóvenes identificaron las partes de una batería. Cuando tuvieron claros algunos conceptos fundamentales sobre el tema, encendieron un led con una batería y hasta con aplausos, como lo logró Pablito mencionado al principio de la nota.

Si estás interesado en inscribirte en la tercera edición de ¡Esto es Ciencia!, que se realizará del 20 de febrero al 21 de marzo (sábados y domingos) solicita información en el correo: aja@espol.edu.ec

 

Poly en línea
Poly
Powered by DINOMI
Bienvenida