Cuatro ganadores de Premios Nobel visitaron la ESPOL como parte de una importante jornada académica

Lun, 29/08/2022 - 15:13

La ESPOL recibió en su campus, este 26 de agosto, la visita de cuatro reconocidos ganadores de Premios Nobel, quienes compartieron con la comunidad politécnica una jornada académica organizada por la Empresa Pública Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil, a través de su Buró de Convenciones y Visitantes, y la Fundación para la Integración y Desarrollo de América Latina (FIDAL).  

La visita a la ESPOL fue parte de las actividades que los científicos realizaron en Guayaquil, constituida como uno de los destinos de reuniones más importantes de la región.

Estudiantes de escuelas y colegios de Guayaquil; profesores, investigadores y estudiantes politécnicos tuvieron la oportunidad de conocer las experiencias y conocimientos de los científicos de alto nivel, relacionados con temas de salud, química, investigaciones, entre otros.

Los científicos que formaron parte de este encuentro fueron los Premio Nobel de Medicina, Erwin Neher (1991) y Richard Roberts (1993); y los Premio Nobel de Química, Aaron Ciechanover (2004) y Richard Shröck (2005).

Durante su visita, estuvieron acompañados de sus esposas, tres profesionales internacionales: Jean Roberts, profesora y psicóloga; Nancy Shrock, maestra de escuela con vasta experiencia en educación infantil con problemas de aprendizaje; y Eva-María Neher, científica alemana en los campos de Bioquímica y Microbiología.

¿CÓMO APORTAR AL MUNDO A TRAVÉS DE LA CIENCIA?
Como parte del recibimiento, los Premios Nobel y sus esposas disfrutaron de una presentación artística a cargo del ballet folclórico de la ESPOL, y se reunieron en la Sala de Consejo Politécnico con varias autoridades, encabezadas por la rectora de la ESPOL, Cecilia Paredes. 

La presidenta de la Empresa Pública Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil, Gloria Gallardo; y la presidenta de la Fundación para la Integración y Desarrollo de América Latina (FIDAL), Rosalía Arteaga, dieron unas palabras de bienvenida. 

Ya en el edificio de Postgrados STEM, los Premios Nobel participaron en el conversatorio ¿Cómo aportar al mundo a través de la ciencia?, donde compartieron experiencias personales y profesionales, que los llevaron a obtener este reconocimiento de relevancia mundial. 

Auditorio STEM

En sus palabras de apertura, la rectora Cecilia Paredes se refirió al largo camino que se debe recorrer para obtener un Premio Nobel, siendo este de perseverancia y de la búsqueda a muchas respuestas.  “La ciencia es la diferencia entre la vida y la muerte para resolver problemas que no estamos conscientes de que existen. Queremos que los niños se enamoren de la ciencia”, afirmó ante un auditorio lleno.

A sus palabras se sumaron las de Gloria Gallardo, quien se dirigió a los jóvenes y los motivó para que hagan de la ciencia una carrera.  “Todos los investigadores del mundo dan sus conocimientos por el bienestar de la humanidad (…) Este tipo de eventos permiten intercambiar conocimientos para nutrirse de ellos porque la vida es un aprendizaje eterno”, expresó.

Por otra parte, Rosalía Arteaga, habló del trabajo que realizan en la fundación FIDAL.  “Venimos trabajando desde las escuelas para capacitar y estimular la creatividad.  Es fundamental desarrollar esas aptitudes para que en nuestro país aportemos a la ciencia”.

El evento estuvo moderado por el presidente del Instituto de Cooperación Internacional de la Real Academia Europea de Doctores, José Ramón Calvo.  El conversatorio se fue desarrollando con las preguntas que hicieron los estudiantes. 

Estudiantes participaron en el conversatorio.

Uno de ellos les consultó ¿qué representó ganar el Premio Nobel en sus vidas?, Richard Shröck, quien empezó a sentir interés por la ciencia desde niño cuando su hermano mayor le regaló un juego de Química, dijo nunca imaginar ganar el Nobel.  “Es un reconocimiento gigantesco y es fantástico poder ahora retornar algo a ustedes que les traiga inspiración. No busquen el Nobel, sino hagan algo que los haga felices, que disfruten y hagan lo mejor que puedan con ese don”. 

Sumándose a sus palabras, Erwin Neher dijo que para ser buenos científicos deben enfocarse en un problema que los cautive.  “No importa si viven en un país desarrollado o no, si ustedes quieren ser científicos esto dependerá de si tienen la curiosidad y desean resolver un problema.  Tienen que practicar sus habilidades, incluso en otros países, para ver a dónde los lleva su camino, o si los trae de regreso a su propio país”, afirmó. 

Richard Roberts habló de las ventajas de internet y el acceso a los libros.  “Los mejores alumnos son autoeducados. Hay que realmente hacer algo, tener una buena idea de cómo uno se puede involucrar con la comunidad científica.  Para mejorar su educación contáctense con diferentes personas, es increíble la cantidad de respuestas que pueden conseguir”. 

Por su parte, Aaron Ciechanover, dijo que Ecuador necesita expertos como lo necesitó Israel.  “Tuve muchas ofertas en Estados Unidos, pero en mi país Israel encontré las condiciones para continuar desarrollando mi sistema; la idea es atraer talento joven; nosotros damos oportunidades, los entrevistamos, escuchamos y luego escogemos”, mencionó al hablar del trabajo que realiza.

Cuatro Premios Nobel visitaron la ESPOL.

Como parte de la visita a la ESPOL, en horas de la tarde los científicos participaron en reuniones, presentación de proyectos y recorridos paralelos en distintas Unidades Académicas del campus; y cada uno estuvo en un coloquio relacionado con su área de experiencia.

ENCUENTRO ENTRE MUJERES DE CIENCIAS
Las profesionales y esposas de los Premios Nobel, Eve-María Neher, fundadora de XLAB; Jean Roberts, profesora y coach; Nancy Shröck, educadora, además de Cecilia Paredes, rectora de la ESPOL; y Cecilia Kindelan, miembro de la Real Academia Europea de Doctores, RAED, quien fue la moderadora; participaron en el conversatorio “Mujeres y la ciencia: ¿Cómo crecer personal y profesionalmente siendo una mujer en la ciencia?”.

Eve-María Neher inició con una presentación sobre XLAB, proyecto que ella fundó en Göttingen (Alemania) como un laboratorio experimental para la capacitación de jóvenes científicos de todo el mundo.  

Compartió su experiencia de cómo combinó sus dos grandes roles, la ciencia y la maternidad, y lo que desde XLAB desea inspirar para que más jóvenes se involucren en ciencia.

“Les aconsejo a los estudiantes que para sacar un proyecto adelante deben intentarlo, no deben temer, todo es un laboratorio, si están interesados en el tema se van a sobreponer”, indicó Eve-María. 

Jean Roberts, quien trabaja involucrada en temas de arte, dijo que hay que divertirse mientras se hace lo que se ama.  “Cuando quiero crear me detengo y lo hago”, y sobre el apoyo recibido por su esposo, dijo que en una relación es esencial recibir ese respaldo.

Nancy Shröck aconsejó a las jóvenes ser flexibles.  “Sean amables para tratarse a sí mismas, sean flexibles.  Fui alguien que encontró una carrera que le apasionaba, no se fijen en que tienen que convertirse en algo a cierta edad porque la vida les da cosas a elegir a lo largo de esta.  Para los trabajos post doctorales tomé ciertos cursos; hubo un momento en que pensé que estaba fracasando al quedarme en casa y, sin embargo, terminé trabajando en laboratorios. Hay oportunidades en cada etapa”.

Nancy narró que en un inicio no le gustaba la ciencia, pero que se involucró en temas de Química cuando se apasionó por la carrera de conservación de libros.  “En mi carrera es importante aprender habilidades de laboratorio, usaba mis manos y la creatividad (…) hay caminos maravillosos para las ciencias”, dijo. 

Previo al conversatorio, las destacadas profesionales y esposas de los Premios Nobel recorrieron las instalaciones de ¡Ajá! Parque de la Ciencia, donde se divirtieron y participaron en los experimentos en compañía de estudiantes de la Unidad Educativa COPOL.

Conversatorio sobre Mujeres y Ciencia

La visita de los Nobel reafirma el compromiso de la ESPOL y Guayaquil, para recibir a personalidades ilustres en espacios que promueven el conocimiento, la investigación e inspiran a las nuevas generaciones a involucrarse en la ciencia, como solución a problemas reales de la sociedad.

ACERCA DE LOS PREMIOS NOBEL
Dr.  Erwin Neher (Alemania), Premio Nobel de Medicina 1991.
Especialista en Fisiología, trabajó como investigador en las universidades de Wisconsin y Yale.  Actualmente, se dedica a la investigación de los principios biofísicos y moleculares del flujo de información entre neuronas, enfocado en Parkinson y Alzheimer.

Dr.  Sir.  Richard Roberts (Reino Unido), Premio Nobel de Medicina 1993. 
Bioquímico y docente en la Universidad de Harvard y en el Laboratorio de Cold Spring Harbor en Nueva York.  Obtuvo el Premio Nobel por su trabajo sobre los intrones, que son fragmentos de ADN.  Con el estudio logró describir que la información depositada en un gen no estaba de forma continua, sino que se encontraba fraccionada. 

Dr. Aaron Ciechanover (Israel), Premio Nobel de Química 2004.
Doctor en Filosofía y catedrático, dirige el Instituto Rappaport de Investigación y Medicina en Technion.  Recibió el Premio Nobel por su trabajo con proteína y el descubrimiento de la degradación proteínica mediada por la ubiquitina, una pequeña proteína que aparece de forma natural en las células eucariotas. 

Dr. Richard Shrock (Estados Unidos), Premio Nobel de Química 2005.
Químico y profesor universitario.  Fue galardonado por su trabajo en el desarrollo de catalizadores para reacciones de metátesis molecular (la metátesis significa intercambio, la imagen usual para ilustrar este mecanismo para componer nuevas moléculas es la de un baile en el que las personas pueden cambiar de pareja).  Se trata de un hallazgo que abre la puerta a la construcción de moléculas sin más límite que la propia imaginación.